miércoles, 23 de mayo de 2012

Sincronizándonos con la madre tierra


Ahora se cumple ocho años desde que comenzamos a utilizar el viento para viajar. Conocer, explorar, descubrir. La aventura, esos hombres libres, la madre tierra. Durante estos ocho años hemos aprendido muchas cosas, pero sobre todo hemos sido capaces de intuir cual es nuestra dimensión dentro de lo que nos rodea. Solo el que sigue aprendiendo esta vivo. Entendimos como ser cómplices del sol, del viento y de la lluvia. 

Vino la crisis. Se aceleró nuestro proceso de metamorfosis. Pintar nos ayudó, como siempre, a comprender lo que otros entienden con números. Internet nos permitió viajar en el espacio y el tiempo. Cuantos blogs, cuantas horas, cuantas conversaciones. Tuvimos que tomar decisiones duras. Lo hicimos una vez más, sin perder la motivación ni las ganas de luchar. 

El ruido a nuestro alrededor es ensordecedor. Pero mantenemos un rumbo preciso. Seguimos trabajando en nuestras ideas. Somos pocos nodos pero el enlace es de una aleación de extrema fortaleza y flexibilidad. Nada que no sea conseguir sincronizarnos con los latidos de la tierra nos dejará satisfechos. Nos criticaran los que cuando hace frío se ponen el jersey, en lugar de subir el termostato, también los que duermen con edredón con el suministro energético a todo gas. Pero conseguiremos modular el confort en una ecuación que tardaremos todavía tiempo en despejar. Buscamos fusionar la vida de nuestros abuelos con tecnología de vanguardia. Lo que no nos vale es el industrialismo globalizado actual con sus problemas de escasez de recursos, contaminación y destrucción económica selectiva. Estamos abiertos a modificar nuestros hábitos de vida para que coincidan con los latidos de la madre tierra. 

Tras una vida emprendiendo, creo que nos toca realizar nuestra obra cumbre, al menos así lo sentimos desde los primeros albores antes de que aparecieran las redes en nuestras vidas. 

Nuestro objetivo es intentar crear un tipo de vivienda que sea un killer application. En el próximo año esperamos tener diseñado el prototipo y estimamos un año más para poder construirlo. 

Los atributos que tendrá la vivienda, se convierten en nuestra declaración de intenciones: 
  • autosuficiente: desde el punto de vista de agua, energía 
  • sostenible medioambientalmente: objetivo de cero emisiones contaminantes 
  • que requiera poca inversión: accesible para cualquiera 
  • autoconstruible: el conocimiento sobre la construcción se compartirá en la red 
  • fácilmente replicable: la suma de los anteriores factores llevaran a que el desarrollo pueda ser masivo 
La crisis sistémica es la oportunidad para evolucionar hacia un modelo de vida más sostenible, desde el punto de vista medioambiental, financiero, más saludable. El factor más contaminante del estilo de vida occidental, ese que desde la primera revolución industrial se expandió por todo el globo, es el relativo a la vivienda y el transporte. La vivienda supone el 50% de las emisiones contaminantes, y entre el 30% y el 50% del esfuerzo económico de una familia a lo largo de su vida profesional. Apuntamos a algo más allá que una simple vivienda, hablamos de desarrollar un estilo de vida que sea armónico con la naturaleza, sin crear hipotecas medioambientales, asumible financieramente, donde una familia pueda reducir significativamente sus coste en consumos, cubriendo de forma sencilla y efectiva sus necesidades básicas. Reduciendo los créditos, serán más libres y podrán participar de una manera factible en la incipiente sociedad del conocimiento. 

Vivir en un pueblo o en el campo se convierte en una opción muy interesante hoy en día con la tecnología actual, tanto desde el punto de vista de como cubrir esas necesidades como la realidad de poder participar de la sociedad red desde cualquier lugar del mundo. Desde el punto de vista financiero, creemos que es factible crear o integrar la tecnología que permita obtener altas tasas de rendimiento, gracias al alto retorno de la inversión y a los bajos costes de consumo, que puedan convertir este “aplicación” en uno de los productos estrella de la nueva sociedad del conocimiento. Inicialmente, el proyecto estará dirigido a la nueva construcción, pero en fases posteriores también cubrirá la rehabilitación con el objeto de convertir en autosuficientes casas previamente construidas. 

El proyecto empresarial tendrá como misión la creación o integración de la tecnología necesaria, su desarrollo y expansión, creando una metodología constructiva, poniéndola en práctica con un prototipo que servirá como escaparate y banco de pruebas. Aspiramos a facilitar una forma de vida que puede ayudar a salir de una forma exitosa de la crisis económica a muchas familias, creando empleo, generando riqueza y prosperidad. La propia idea puede facilitar además la creación de más empresas sobre cada una de las tecnologías o innovaciones que puedan ir obteniendo con el prototipo, no solo en el área de arquitectura y construcción, sino, también en el área de las energías renovables y negocios relacionados con la sostenibilidad. Solo con innovación se puede progresar y conseguir avanzar desde una situación de bloqueo y precariedad galopante como la que estamos viviendo. El mercado ha dejado de demandar muchos productos de la época de del despilfarro, pero demanda otros nuevos productos, eficientes, que requieran baja inversión, que respeten el medioambiente, que permitan ahorrar. La demanda de este tipo de atributos es enorme, creciente, insatisfecha y potencialmente interesante desde el punto de vista empresarial. En la propia esencia de la frágil vida humana, el producto más primario es la vivienda, y por tanto, uno de los campos donde más se puede innovar. Uno de los principales desencadenantes de la crisis actual es el estallido de una de las mayores burbujas de la historia provocada por una sobrevaloración de las viviendas, que desde nuestro punto de vista pone en tela de juicio hasta la propia base conceptual de que debe ser o no ser una vivienda. 

La interactuación con otras redes interesadas en innovar alrededor de esta idea será uno de los objetivos para la generación de conocimiento apoyándonos en la inteligencia social, creando un proceso de desarrollo colaborativo y compartiendo los conocimientos que generemos. 

¿Porque hablo de barcos cuando quiero hablar de viviendas o de negocios ? 

Por varias razones. Primero porque un velero ha sido nuestro campo de pruebas experimental durante ocho años. Segundo porque, ya nos tocará luchar contra el CTE (Código Técnico de Edificación), pero la fisonomía de una barco es aplicable a una vivienda en tierra, de hecho hay mucha gente que llama “barcos de tierra” a este tipo de viviendas autosuficientes y es la base conceptual sobre la que pretendemos diseñar. Tercero, porque al igual que en un barco, en la idea que estamos desarrollando, sacrificamos el “chorro gordo” de la vivienda del siglo XX en favor de la sincronización de nuestra demanda energética, y por tanto de nuestro hábitos de vida, con las condiciones medioambientales existentes. La modulación dinámica del confort te hace sentir los latidos de la madre tierra, es motivador y gratificante, además de brindar una recompensa económica destacable en modo de ahorro en la inversión inicial y en los costes de mantenimiento, a la vez que ayudará sustancialmente a conseguir otra de las restricciones de partida, cero emisiones contaminantes. 

¿Será un producto para una minoría radical? 

La respuesta creo que tiene dos vertientes. La primera es un puro balance: inversión/grado de confort, donde la clave es la evolución tecnológica potencial. A mayor tecnología, menores costes y más eficiencia. El desarrollo de conocimiento es vital. Repetir con otra piel lo que ya existe nos podría llevar a un fracaso que muchos nos anunciaran. Compromiso, esfuerzo, creatividad, coraje, valentía, riesgo, experimentación serán nuestros argumentos para creer en el potencial de conseguir una innovación real. La segunda es la propia evolución de los valores sociales. La emergencia de nuevos valores y principios sociales apuntan a una sociedad que aspira a modular su vida con una ecuación de cambio diferente al siglo XX, consumo/trabajo van a la baja, medioambiente/tiempo libre van hacia arriba. Trabajar menos por más, respetar la naturaleza, alcanzar un percepción de equilibrio con la madre tierra, alejarnos del abismo. Da igual si es más cierto o menos cierto, la sensación está ahí e invadió todo el espacio. Tecnología y sociedad red jugaran un papel central en el proceso de cambio. La creatividad y las experiencias de vida en las nuevas fronteras irán redefiniendo los nuevos valores de una sociedad que no volverá nunca a ser lo que fue. 



2 comentarios:

  1. Enhorabuena por esta increíblemente buena iniciativa. Mi apoyo en la medida de mis posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apoyo Adolfo. Contamos contigo !

      Eliminar

Gracias por tu comentario