miércoles, 20 de noviembre de 2013

Segundo blackout y se nos acumulan los problemas




La noche pasada la temperatura exterior en Vellosillo llegó a 4º bajo cero y volvimos a tener un apagón, quedándonos toda la noche sin electricidad y sin caldera. De nuevo la vivienda ha mantenido una temperatura más o menos constante, ayudada por la pequeña estufa de leña y ha recuperado la condición de funcionamiento con el sol y el viento de la mañana. Se han vuelto a repetir las condiciones climáticas del primer apagón, al no haber ni sol ni viento para generar energía, las baterías (probablemente a media carga tras varios días de descarga) no han sido capaces de aguantar la energía que demandaba la caldera.

Nos faltan datos para analizar como debemos de ecualizar el confort de la vivienda ante condiciones meterológicas adversas, que según los datos medios de la zona se mantendrán o empeoraran en el mes de diciembre (la condición más desfavorable es la combinación de frío, nuboso y sin viento), al no contar todavía con el monitor de baterías y al haberse estropeado la pantalla de gestión de la caldera de pellet (esperamos resolver pronto ambas carencias).

Nadie pensó que esto iba a ser fácil, o por lo menos nosotros teníamos claro que el periodo de adaptación iba a ser largo e intenso. Vivir en una casa que depende de los elementos requiere un cambio en tus costumbres, requiriendo obligatoriamente una gestión dinámica del confort en función de las condiciones naturales y solo con la experiencia generada en la vida diaria puedes llegar a entender como racionar la energía en los momentos críticos.





11 comentarios:

  1. Hola Jorge:
    ¿Se puede poner más baterías para aumentar la autonomía en estas circunstancias desfavorables?

    ResponderEliminar
  2. Hola Rafael. Si se puede, pero vamos a intentar funcionar con las que tenemos. Es una cuestión de entender el sistema e ir adaptándote según las circunstaciás meteorológicas.

    ResponderEliminar
  3. Debemos entender el autoconsumo solar tan sólo como una parte, relevante pero parte, de un concepto mucho más amplio llamado eficiencia energética.

    En primer lugar y sin ninguna duda, hablaríamos de monitorizar la instalación…. de conocer cuales son sus patrones de consumo, cuales son los consumos que pueden ser susceptibles de ser reducidos o eliminados, cuales son los consumos modulables que pueden ser desplazados a otras franjas horarias, ya sean horas valle más baratas o horas punta con máxima irradiación… y finalmente cuales son los consumos mínimos en régimen permanente que me pueden permitir dimensionar la instalación para alcanzar el equilibrio óptimo que comentábamos al inicio entre ahorro y tiempo de retorno de la inversión. En resumen y según palabras de Lord Kelvin, lo que no se mide no se puede mejorar.

    Una vez hayamos conseguido dibujar un mapa energético claro del cliente, el segundo estadio que deberíamos acometer será el de realizar una diagnosis energética precisa del emplazamiento y sus procesos…. ¿qué medidas podemos proponer para reducir los consumos actuales del cliente? ¿Proponemos cambiar la iluminación de nuestro cliente? ¿ Cambiamos los compresores de las neveras? ¿Instalamos variadores de frecuencia que nos permitan ahorrar consumo? Las medidas a ejecutar pueden ser muy variadas y dependerán fundamentalmente de la tipología de cliente y de sus procesos, no obstante es muy necesario, imprescindible, tratar de reducir el consumo del cliente para ajustar a la perfección el tamaño del nuevo sistema solar, y evitar los fatídicos excedentes!!

    En tercer lugar, y una vez reducido el consumo, trataremos de mejorar al máximo el precio que paga nuestro cliente por cada kWh que todavía tendrá que comprar a la compañía eléctrica de turno, en otras palabras deberemos optimizar su contratación eléctrica o de gas con su comercializador…. ¿ está correctamente contratada la potencia eléctrica de nuestro cliente? ¿ Y la tarifa? ¿ Discriminación horaria o precio fijo? ¿Existe algún otro comercializador que ofrezca mejores condiciones? Será porque la factura eléctrica es incomprensible para la mayoría de los mortales, pero bien os aseguro que la mayoría de las veces que analizo el caso de un cliente, aparecen ahorros significativos vinculados a una mejorable contratación energética.

    Y será cuando hayamos conseguido reducir lo máximo posible el consumo de nuestro cliente, y mejorado el precio que paga por su energía, cuando llegará el momento mágico de plantear con conocimiento de causa el porqué instalar un sistema de autoconsumo solar que permita generar parte de la energía necesaria para cubrir el consumo que no hemos podido reducir….

    http://solartradex.com/eficiencia-energetica-el-nuevo-paradigma-de-la-energia-solar/

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo!! Siempre es difícil llegar a un estado 'simbiótico' con una casa viva, pero seguro que lo conseguís en breve. Ahora estáis a ciegas con los datos de consumo, pero en cuanto empecéis a tenerlos en tiempo real será mucho más fácil adaptarse, ya lo habéis hecho en vuestra etapa anterior.

    Los de la caldera tienen que revisar ese funcionamiento stand-by/arranque, puede ser un agujero de consumo.

    ResponderEliminar
  5. En primer lugar, ¡ánimo!, esto no iba a ser fácil, todas estas experiencias a la fuerza enriquecerán el conocimiento de cómo funciona esto. Una idea que suelto para emergencias de este tipo, no sé si existe en el mercado: un generador de energía eléctrica alimentado con biomasa. Un abrazo. Quique.

    ResponderEliminar
  6. Animo sois unos luchadores. Un abrazo Lourdes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdes ! Los vientos de Vellosillo que te convierten en un luchador, como ocurrió con Alvar Rodriguez de Vellosillo :-)

      Eliminar
  7. Es una experiencia que superaréis. . Sabíais que no iba a ser fácil. Toda la fuerza del mundo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario