sábado, 25 de enero de 2014

Crítica a la Ley de Viviendas Rurales Sostenibles de Madrid



En la conversación distribuida de la red ha entrado de nuevo un tema que nos interesa especialmente. Nos referimos a la Ley de Viviendas Rurales Sostenibles, de la Comunidad de Madrid. Desde nuestro punto de vista se trata de un tímido intento de hacer algo que puede tener sentido, pero que si la ley es redactada por personas no expertas en temas medioambientales, no puede ir a ningún sitio, y lo peor, el coste de oportunidad perdido puede ser muy importante.

En el Preámbulo de la Ley elaborada por la CCMM explican la motivación de esta nueva regulación:

Un modo de vida más próximo a la naturaleza aporta indudables beneficios tanto para el medio ambiente como para el ciudadano que lo elige y cuando establece su vivienda en el campo se convierte en un agente activo en su cuidado y conservación haciendo efectivos dos derechos constitucionales, el derecho a disfrutar de una vivienda digna y el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona. El ejercicio de estos derechos, de marcado interés público, evita el abandono de tales terrenos que es una de las causas más frecuentes que llevan aparejadas su deterioro ambiental, lo que contribuye de una forma efectiva al desarrollo rural sostenible.

Nada que objetar, pero en el desarrollo de la Ley hay una serie de aspectos que la convierten en un fracaso anunciado y coto para la especulación y la corrupción, algo muy inherente al poder, como bien conocemos todos a estas alturas. 

Nuestra crítica a la ley se centra en los siguientes puntos, básicamente en las Condiciones que regula el Anexo de la Ley:
  • El hecho que la única obligación será respetar unas mínimas normas técnicas y estéticas, ya que no tendrán que cumplir ninguna pauta específica de eficiencia energética ni de huella ecológica, o sea impacto en la biodiversidad, es un tremendo error, ya que se pierde una oportunidad de oro de comenzar a legislar sobre la vivienda en términos medioambientales. Recordamos que entre el 40 y 50 % de las emisones contaminantes provienen de las viviendas, cuando existe conocimiento y tecnología de bajo alcance para construir con cero emisiones. 
  • La superficie de la parcela rústica de más de 6 hectáreas la convierte en un Ley hecha para terratenientes y atenta contra la igualdad de oportunidades 
  • Se pierde una oportunidad de definir un ordenamiento del territorio distinto, acabando con el perverso concepto del suelo rústico y el urbano, ingrediente principal de la burbuja inmobiliaria. El problema es construir como se construye en estos momentos. Si queremos ser sostenibles regulemos para que todos los edificios tengan una huella ecológica neutra y desregulemos para que los monopolios de rentas existentes (estado, colegios profesionales, etc...) hagan bajar los costes de la vivienda ante la mayor competencia, ya que la mayoría de los ciudadanos hoy en día no tienen suficiente poder adquisitivo para acceder a una vivienda. 

En la entrada Ideas para crear una nueva economía basada en la vivienda con el objetivo de terminar con el paro, apuntábamos a generar un debate sobre una idea para crear un posible modelo económico diferente, que podría poner en marcha recursos ociosos, para atacar de frente los problemas económicos y medioambientales con decisión y audacia. La Ley de Madrid queda muy corta y da lugar a posibles mal interpretaciones que favorezcan la especulación y la corrupción. Además, este tipo de regulación experimental debería hacerse en zonas territoriales pequeñas, y por tanto, que puedan entrar en la competencia municipal y no autonómica.







2 comentarios:

  1. Los borradores de ley deberían difundirse entre todo el público para que se recogiesen ideas y puntos de vista de gente implicada y con conocimientos en cada tema. Se supone que en la elaboración de un borrador invitan a organizaciones-asociaciones relacionadas y expertos en la materia, pero viendo el resultado, parece que prime más el interés económico de los lobbies en la redacción, que el intentar avanzar y atenerse al espíritu de las leyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España se suele legislar para mantener privilegios, no para abrir mercados y facilitar la igualdad de oportunidades.

      Eliminar

Gracias por tu comentario