martes, 9 de diciembre de 2014

"La cárcel del consumismo": documental sobre la obsolescencia programada


La obsolescencia programada lleva entre nosotros casi un siglo, motivo por el cual la mayoría de consumidores no es consciente de la auténtica estafa de las empresas hacía los usuarios de sus productos. Se ve como algo normal, incluso positivo, el tener que cambiar un producto pasado un cierto tiempo desde su adquisición, es como “renovarse”, “estar más al día”, “estar a la última”… En realidad las empresas programan la vida útil de sus productos para que su duración sea limitada y tengamos que comprar otra vez el mismo producto y así mantener un consumo innecesario que evidentemente sólo beneficia a las empresas y al que nosotros mismos le hacemos el juego.

El coste medioambiental de esta estrategia empresarial no se repercute, con lo cual, el beneficio es para las empresas y Estados (que lo permiten y alientan) y el coste se socializa entre toda la población, sobre todo las generaciones futuras. 

La obsolescencia programada, junto la publicidad y el crédito son los pilares de la sociedad de consumo. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario