miércoles, 25 de mayo de 2016

Vive y trabaja en el nordeste de Segovia: Ideas para activar un nuevo modelo





El problema de un modelo agotado

El modelo económico de los pueblos en la zona del nordeste de Segovia se basa en los siguientes ejes:
  • Turismo de fin de semana 
  • Agricultura y ganadería industrial 
  • Residencia ocasional 
  • Rentas del Estado 
El turismo está en punto de saturación, al igual que la agroindustria y la residencia ocasional. De las rentas del Estado solo podemos esperar recortes en los próximos años. 

La despoblación no permite un escenario sostenible para nuestros pueblos, ya que las inversiones públicas van unidas a empadronamientos, y la población flotante no computa para la asignación de recursos públicos. Comenzamos a ver los primeros efectos por el deterioro de las infraestructuras y servicios públicos, que están acelerando el declive de los pueblos. Con una población residente a la baja y un población flotante que puede llegar a multiplicar por 10 los residentes de los pueblos en puentes señalados y vacaciones, es imposible que cuadren los números. 

El modelo imperante en los núcleos poblacionales lo clasificaríamos como de urbanización y parque temático. Casi todos los pueblos han evolucionado hacia la idea de ser una urbanización de fin de semana y verano y los pueblos con núcleos históricos bien conservados se han convertido en una especie de parques temáticos para el turista de fin de semana, esencialmente madrileño. Todas las políticas de planificación e inversión están diseñadas para dar servicio a estos dos modelos. Los pueblos que no han conseguido entrar en alguno de los dos conceptos, están abandonados o en la fase previa al abandono final.

El modelo hegemónico en el campo es el industrialismo y la subvención, lo que ha generado un impacto medio ambiental de gran dimensión, condicionando cualquier tipo de planteamiento de recuperación de la biodiversidad. Sin una naturaleza sana, no hay pueblos. Dentro del desastre provocado por la sociedad industrial en las últimas décadas, nuestra zona está en una situación no muy mala, básicamente debido a la despoblación y la poca presión humana sobre la vida salvaje.

Ninguno de estos modelos vigentes en la actualidad, tanto como en lo urbano como en el campo es sostenible en el tiempo y ahí residen las causas del declive. 

Como repensar el modelo

Solo hay una vía posible para frenar la era del declive, y es emplear la creatividad, asumir riesgos, ser audaces, la experimentación, en definitiva, cualquier vía que facilite el cambio. Cualquier proceso de cambio debería intentar provocar el comienzo de una nueva era que ilusione a la población actual y atraiga nuevos pobladores, gracias a la percepción de un futuro sostenible. 

El modelo actual de los pueblos debe ser repensado al completo. Las estructuras del Estado no serán el artífice del cambio, de hecho, son una rémora para la evolución y los cambios que se necesitan.

Nuestra visión sobre el tema la hemos ido concretando en varias piezas que hemos ido publicando en la red en los últimos años. Básicamente creemos que hay que centrarse en tres puntos:

  • Localización de la economía: debemos de ser capaces de producir buena parte de nuestras necesidades desde nuestros pueblos. Necesitamos producción en pequeña escala y mercados locales. 
  • Medio ambientalismo: necesitamos una estrategia de recuperación y crecimiento de la biodiversidad
  • Sociedad red: la expansión a todos los niveles de internet permite la creación de una sociedad que funciona en red de forma distribuida. Las comunidades que consigan funcionar en red tienen sitio en el futuro cercano. 
Necesitamos crear experiencias en los tres ámbitos en el mayor número de pueblos posibles. El objetivo solo será alcanzable cuando exista un componente comunitario detrás. Sin comunidad no existe ninguna opción real de escapar de la despoblación y la precariedad. 

Internet debe ser el vehículo transformador. Cada idea debe de plasmarse y compartirse en la red, lo que acelerará el proceso creativo. Necesitamos blogs, soñadores y difusores de las ideas. 

Síntesis del objetivo

¿Como localizas la economía, recuperas el medio ambiente y comienzas a funcionar como una sociedad red?

Ante la urgencia de soluciones ¿se puede crear una estrategia de fácil y inmediata implementación?

Ante la situación de falta de financiación ¿somos capaces de atraer inversión?

Si el problema es la despoblación, y ésta ha llegado ya a unos niveles críticos, debemos de pensar en repoblación. Si hay algo fuera de duda es que la vida en el pueblo, en contacto con la naturaleza, es algo muy atractivo para mucha gente, sobre todo para los que no lo tienen, los habitantes de las ciudades. 

Mercado parece que tenemos. 

Veamos cuales pueden ser los argumentos en contra.

El principal argumento en contra de venir a vivir a un pueblo es la falta de una economía que permita obtener una renta salarial o empresarial. 

¿Y si fusionamos la vida urbana con la rural? 

Quizás aquí tengamos una vía interesante. Vamos a desarrollarla.

Según un informe de la consultora IDC, en 2015 un 37% de la población mundial trabaja a distancia, aunque en España se estima que es el 10 % de los trabajadores. Un 22 % de las empresas españolas tienen programas de teletrabajo con algunos de sus trabajadores, sobre todo en los sectores de la tecnologías de información y comunicación, ya que se estima que el teletrabajo incrementa entre un 5 y un 25 % la productividad del empleado.

Estas personas han deslocalizado su lugar de trabajo y tienen ya una renta que pueden "exportar" al lugar donde decidan vivir y desarrollar su trabajo. Pueden vivir en cualquier sitio, siempre y cuando tengan una conexión a internet que les permita interactuar en su trabajo. En caso de no estar en una ciudad, deben de estar en un lugar con facilidades de transporte o comunicación.

Vivir en un pueblo tiene algunas ventajas indudables, como pueden ser el contacto directo con el medio natural, mejorar la salud, rebajar el estres, librarse de los atascos, el coste de vida es más bajo que en la ciudad, la inversión en vivienda es mucho menor, posibilita el poder acceder o producir alimentos orgánicos, facilita el tener relaciones humanas más cercanas que en la ciudad, favorece una huella ecológica menor o ayudar a la recuperación del medio ambiente,... 

Las desventajas son todas las relacionadas con los servicios, tanto públicos como privados, que comparados con los servicios de una ciudad, son mucho menores.

Creemos que puede haber un número importante de posibles candidatos a teletrabajar viviendo en un pueblo, y que nuestra zona tiene muchos atributos para convertirse en un lugar de recalada para estos nuevos trabajadores de la emergente sociedad del conocimiento. Está cerca de una gran ciudad (Madrid), es una zona bonita y tiene un medio ambiente con un grado aceptable de conservación.

Para que esta idea sucediera se podría implementar acciones fáciles e inmediatas:
  1. Facilitar el acceso a tierras o casas a los nuevos pobladores: crear un mercado real, desatascar herencias, sacar propiedades públicas, facilitar la burocracia (esto dependería de los ayuntamientos que quisieran adherirse al plan). 
  2. Establecer un plan de recuperación y conservación del medio ambiente. Uno de los principales atractivos para el nuevo poblador, será disfrutar del entorno natural. Una idea de gran impacto puede ser la plantación de setos e islotes forestales en campos agrícolas.
  3. Impulsar la creación de una sociedad red
  4. Crear una campaña de comunicación que se pueda desplegar en red y sin inversión
Nuevos pobladores, nuevas rentas, inversiones, llevarían a un activamiento automático de la economía, nuevas empresas, nuevos proyectos, volverían a cuadrar los números en los servicios públicos,  los activos ociosos  se ponen a producir,... supone activar un círculo virtuoso que nos podría llevar al resurgimiento de los pueblos del Nordeste de Segovia.

Se podría utilizar como base para la comunicación uno de los eslóganes del grupo de acción local, Codinse.


De forma más sintética:



¿Nos diferenciamos en algo de otros lugares?

Una vez definida una idea que parece buena, tenemos que ser capaces de crear un elemento diferencial conciso y contundente. 

Y¿si se pudiera construir en terreno rústico siempre y cuando se certifique con baja huella ecológica o emisiones cero

Hoy en día existen conocimientos suficientes para construir viviendas aportando biodiversidad. Se podría diseñar una estrategia de repoblación dirigida a teletrabajadores, que repoblarían el nordeste de Segovia a la vez que se crea un modelo económico único en Europa y con gran potencial, que pondría en marcha recursos ociosos, atacando los problemas económicos y medioambientales con decisión y audacia.

Esta idea se debería poder poner en marcha declarando una zona como lugar de innovación y experimentación especial, sin tener que cumplir determinadas normas como el Código Técnico de Edificación o la Ley del suelo. Este tipo de construcción podría tener una exención fiscal por las externalidades medioambientales y dependencia energética que ahorra. 

Publicación original en el blog de Vellosillo


Otras entradas sobre innovación y futuro en las comunidades rurales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario